¿Es tan difícil escuchar música nueva?

Agradezco al tocayo Juan Pablo Marroquín por invitarme a aportar mis ideas en el sitio de “Made In Guate”. Quisiera, como casi siempre ha sido mi énfasis tanto en Guitarras de Guate como en El Independiente, tratar de ser propositivo acerca de la industria de la música nacional y no criticar tanto. Creo que solo si todos aportamos y construimos podremos salir adelante. Los que me han leído, saben a lo que me refiero. De hecho, a lo largo de estos 3 año1471105_938667386155303_9046201314166427111_ns que tengo de escribir, he notado cómo muchos han tomado consciencia de lo importante que es comprar un disco, pedir un autógrafo, recomendar algún toque y lo más importante: asistir a conciertos.

Sin embargo, pese a las voces que hemos estado señalando constantemente los errores y las oportunidades que tenemos para generar industria en este país, todavía hay cientos (quizá miles) a los que no les interesa o incluso les molesta que se le proponga escuchar música nueva. ¿Cuántas veces hemos leído o escuchado que a un músico profesional, que está presentando música original en cualquier bar de la ciudad que una persona medio ebria le insista en que toque “La Planta”, “Lamento Boliviano” o “alguna chilera de Héroes”?

Y entiendo perfectamente que en el quehacer de las urgencias diarias, la mayoría de las personas tienen entre sus últimos pendientes (si es que alcanza) escuchar música. No digamos escuchar música nueva. Pero, si cualquier artista internacional saca una nueva canción, ahí sí la están tarareando todo el tiempo. ¿Qué sucede? Que sí escuchan música, cuando van en el carro, cuando están en la oficina y sí llenan el espacio vacío o para “no aburrirse”. El problema está en que pareciera que el guatemalteco promedio necesita de un bombardeo abrumador para creer en un artista. De hecho, aún existen personas retrógradas que creen que los músicos nacionales no están a la altura de las propuestas de afuera. Y este en general es un gravísimo problema cultural de nuestra parte.

Así como pasó con Arjona, que se le criticaba y despreciaba hasta que fue aceptado en México se convirtió en símbolo. Casi lo mismo está ocurriendo con Gaby Moreno, que ahora todos dicen que son fans pese a que la mayoría (que yo conozco, al menos) no comprende ni realmente pasan de escuchar la canción a dueto con Arjona.

Pues bien, aquí he abordado varios temas de manera muy superficial, pues mi objetivo es enfocarme en la propuesta: sí, vos que me estás leyendo tenés tiempo para la música. Si no es en la oficina será en el carro, sino cuando estás perdiendo el tiempo en la compu o en tu celular, como en este momento. ¿Es tan difícil que justo ahora abrás Deezer o Spotify y busqués bandas nuevas o música nueva de las ya conocidas? No requiere que vayás a una tienda de discos, no requiere que pidás en una radio hasta que se les dé la gana programar tu canción, solo tenés que tener una cuenta con alguna de estas aplicaciones.

¿No tenés un plan que te lo cubra? Bueno, abrí Youtube y buscá los nuevos videoclips de las bandas en Guatemala. A cada rato hay nuevas propuestas, nuevas ideas creativas, algunas mejor ejecutadas que otras pero ahí están, para que las disfrutés.

De verdad es muy fácil escuchar nueva música. No requiere esfuerzo y es probable que encontrés esa propuesta que te llene el alma, que te sacuda y te sorprenda. Atrevete, el cambio está en cada uno de nosotros.

No Comments

Comments are closed.