@IncubusBand: 17 años de espera #EMF2016

1999 fue un año de transición en la música.    El Grunge que dominaba las radios, cedía el espacio a nuevas bandas,  con un sonido un poco más pesado:  el Nü-metal, el Rap-metal.  Estos  géneros fusionaban ritmos sólidos de hip-hop,  con guitarras fuertes y un eventual ¨scratch¨ de vinilo y tornamesa.

Fue  1999 el año donde tuve acceso a ¨ Make  Yourself¨, el tercer disco de la banda californiana INCUBUS.   Era un trabajo impresionante, de  principio  a fin, sin canciones de relleno, diverso pero consistente. Me llamó la atención que la música no parecía no encajar del todo  ni en saliente Grunge,  ni en los nuevos subgéneros salpicados de hip-hop.  La fusión parecía no ser forzada, fluía de manera natural, siendo la guinda del pastel la voz melódica del cantante Brandon Boyd.    Cada vez que lo escuchaba pensaba como estos 5 músicos  habían logrado  ¨licuar¨ con tanta gracia, tantos géneros musicales en un solo disco y sonar de principio a fin como INCUBUS.

Ya dentro de mi lista de vida tenía planes de ver a Incubus  y afortunadamente, el pasado 5 de marzo, se presentaron en el festival  Empire Music Festival,  17 años después del lanzamiento de Make Yourself, el cual a la fecha ha vendido más de 1 millón de copias, habiendo sido certificado platino en Estados Unidos, colocando además los temas Drive, Pardon Me y Stellar, en los primeros 3 lugares de la revista Billboard.

La larga espera coincidió con los 21 años del  lanzamiento de su primer disco  Fungus Amongus y la gira de su  noveno trabajo de estudio  Trust Fall, lo que se reflejó en el set de 18 canciones y casi 2 horas de duración.

11053546_1682085082008162_5992464163552856079_o

Darme a la tarea de describir  un concierto de una de mis bandas favoritas es sumamente difícil,  sobre todo porque tengo una conexión sumamente personal con las canciones.   Soy de los que sigue creyendo que los conciertos se viven y se sienten sin intermediarios  (o a través de la  pantalla de un móvil) y fue justamente lo que me dispuse a hacer, desde que en las pantallas se mostraba el conteo para el inicio del concierto  y  DJ Kilmore iniciaba el concierto con las primeras texturas de  ¨Nice to know you¨

12794879_1682085105341493_983913785647175568_o

El recurso principal de Incubus en el escenario es su musicalidad, es una banda apretada, tocan perfecto, Brandon es un gran frontman, un  cantante con una voz privilegiada y un sentido artístico genial, las guitarras de Mike Einziger , llenas de textura y la base sólida de José Pasillas y Ben Kenney, el sonido fue bueno, la producción del EMF impecable y los recursos visuales, seguramente diseñados por Brandon, quién también es artista plástico y responsable de diseñar la mayoría de arte y portadas de Incubus le dio  el toque final.

12828994_1682085248674812_641940741662181975_o

Los visuales  utilizados  en Absolution Calling fueron particularmente alucinantes y desde mi punto de vista el clímax del show visual tomando el protagonismo del escenario durante toda la canción.

Incubus es una banda que logró cruzar la brecha generacional y se reflejó en el público, comprendido entre 20 y 40 años,  coreando con igual intensidad la mayoría de las canciones, exceptuando quizá un par de su segundo trabajo discográfico (S.C.I.E.N.C.E) y del clásico del hip hop noventero  Pony original de Ginuwine.

12593726_1682085335341470_7083138065470579640_o

Este tipo de conciertos, producidos de manera impecable, con artistas  y recursos audiovisuales de primer nivel, elevan la calidad del arte que consumimos en nuestro país.  Es interesante observar el poder de convocatoria que tuvo la banda dentro de un festival dominado en su mayoría por artistas más actuales o recientes.

12516802_10153364758410976_1328134582_o

Playlist por Fernando Sierra

 

 

 

Jorge Díaz-Durán

No Comments

Comments are closed.